Marvel revela por qué X-23 ya no es Wolverine

Comparte ¡Ayúdanos a Crecer!
  • 4
    Shares

Marvel revela por qué X-23 ya no es Wolverine
Califica este articulo

Después de la muerte de Lobezno, la hija clon de Logan, Laura Kinney, experimentó una transformación. Dejó atrás su viejo apodo X-23, un número de serie aplicado por aquellos que crearon y trataron de controlarla, y tomó el manto de su mentor caído. Recientemente, ella volvió al nombre X-23. Ahora sabemos por qué.

X-23 fue llamado así por sus creadores porque ella era el 23er clon de Wolverine. Recientemente se enteró de que los cloners no se detenían allí, sino que también clonaban a Laura, creando más mujeres jóvenes que Laura considera sus hermanas.

Laura se ha vinculado especialmente con Gabby, la más joven de sus clones. Gabby se ha convertido en un héroe por derecho propio, entrando en el papel de Honey Badger, el compañero de Laura.

X-23 ya no es Wolverine

Laura no es la única familia de clones relacionados con los X-Men. Los Stepford Cuckoos eran cinco clones de la telepática Reina Blanca, Emma Frost. Juntos, formaron la mente colmena psíquica conocida como el Cinco en Uno. Luego uno de ellos murió y se convirtieron en el Cuatro en uno. Otro murió y luego se convirtieron en los tres en uno.

Las hermanas restantes, Celeste, Mindee y Phoebe, decidieron intentar arreglar eso. Cuando comienza X-23, los Cucos han desenterrado a sus hermanas fallecidas, Sophie y Esme. Sophie no dura mucho, ya que Esme socava la poca vida que tiene para que una de ellas pueda sobrevivir.

Los Cuckoos también secuestraron a uno de los genetistas que trabajaron en X-23. Al principio, su plan no está claro. Esme está técnicamente viva, pero su cuerpo todavía está en estado descompuesto. Cuando los Cuckoos secuestran a Honey Badger, X-23 se ve obligado a interrogar al genetista.

Durante el interrogatorio, Laura revela el motivo por el que volvió a llamarse X-23. Es porque ella hizo su misión impedir que cualquier otra persona pase por lo que sufrió cuando era niña.

“Hice un juramento para asegurarme de que nada de lo que pasó con mis hermanas y yo sucede nuevamente”, le dice Laura al genetista. “Tomé un nombre que odio… para que sepas que tu final, el final de este trabajo, vino de la mano de tu creación”.

Parece que Laura quería asegurarse de que el sentido de la justicia poética no se perdiera en aquellos con quienes está luchando.

X-23 también aprende que el genetista desarrolló una tecnología que permitiría a alguien trasplantar la psique de una persona en el cuerpo de un clon. Los clones modelados en X-23 funcionan mejor. Ahora Laura tiene que apresurarse para evitar que los Cuckoos impriman a Esme sobre Gabby.


Comparte ¡Ayúdanos a Crecer!
  • 4
    Shares

Deja tu comentario es Gratis

Richi Almonte

Amante de la tecnología y la programación, fanático de los nuevos proyectos. Apasionado del SEO, Website Builder y las herramientas de productiva a través del Internet. La tecnología y el Internet son el presente y el futuro.